GOLPES QUE NOS DA LA VIDA

    Sin comentarios
    27 Decembro, 2010  |  Categoría: Relatos e poesía  |  Autor: mos

    - Hola Juan, ¿pero ya estás en casa?. ¿Qué tal?, voy a salir a comprar, ¿quieres algo para ti?.
    - De momento no, gracias, si me doy cuenta de algo te llamo.

    Juan tiene una pierna ortopédica y no puede andar con facilidad.

    Iba hace unos diez meses con unos amigos en coche por la autovía y tuvieron un accidente contra una valla; cuando intentaron salir, Juan se dio de cuenta de que la pierna le quedara atrapada contra uno de los asientos. Sus compañeros salieron sin problema y se acercaron a él para intentar sacarlo del coche. Juan ya se diera de cuenta de que se había hecho mucho daño en su pierna derecha; al advertirles de la gravedad, uno de ellos se acercó a un teléfono de emergencia que había cerca del lugar del accidente.


    El operador hizo llegar una ambulancia, en 10 minutos estaba allí, y uno de los enfermeros se dirigió al coche a valorar la gravedad de las lesiones. Entre todos, contando con las indicaciones de los sanitarios, abrieron la puerta y lo sacaron muy poco a poco. Ya en la camilla, comprobaron que la pierna estaba muy ensangrentada, así que lo acercaron con gran rapidez al hospital.

    En la UCI le realizaron varias pruebas. Al saber los resultados, le comunicaron que tenía que ingresar un tiempo y, después de un par de días, le dieron la mala noticia, tenían que operarle para amputar la pierna dañada.

    Juan decidió llamar a sus amigos para contarle que tenía que quedar ingresado, ellos se preocuparon un poco y pidieron poder visitarlo; y eso que aún no les había contado que le operarían, ni en qué consistía la operación.

    Ya en el hospital, les explicó todo y les pidió que no se angustiaran, que no se sintieran culpables de lo ocurrido, estaba vivo y esto no era el fin del mundo…

    Nada más salir del quirófano los amigos preguntaron por el estado de Juan. Les dijeron que, dentro de lo complicado de la operación, todo había salido bien.

    Cuando lo subieron a planta, ya empezaron a planear cosas para hacer cuando Juan saliera del hospital; todos se sintieron mucho mejor, Juan se sintió más animado y sus amigos se marcharon mucho más tranquilos a sus casas.

    Entre unos de sus proyectos estaba el irse a vivir todos juntos a un piso de universitarios; desde entonces, a Juan nunca le faltó de nada, se va adaptando a su pierna ortopédica y sus amigos están siempre ahí para todo lo que necesite.

    NOMBRE: David Domínguez Calvar.

    Publicado en Relatos e poesía.
    Copiar permalink.

    Comentarios pechados.