MI CIBER AMOR

    Sin comentarios
    7 Xaneiro, 2011  |  Categoría: Relatos e poesía  |  Autor: mos

    Me he despertado, me ducho y suena el móvil, un mensaje, se trata de Adonis, mi compañero de baloncesto, que me avisa que esta tarde hay partido, me alegré, porque hay chicas guapas animando.

    Pero tengo un problema y es que el año pasado me atropelló un coche, me quedé en una silla de ruedas y el mundo se me vino abajo y me preguntaba: ¿quien querrá salir conmigo?. La más guapa, diría Adonis.

    Por entretenerme, juego a cortejarlas por ordenador, y la verdad que por momentos me siento uno más, lo que me trae alegrías y ningún pero. El problema surge cuando me decido y meto la pata contando lo del accidente y ahí se acabó el sueño.
    Pero hay una chica que se llama Inma que es un poco tímida, no escribe mucho y cuando se enteró comentó:
    -A mi me pasó algo parecido a ti, me caí de un caballo y también estoy en silla de ruedas.

    Desde entonces mantuvimos una relación virtual, incluso nos intercambiamos los números de móvil pero ninguno se decidía a llamar.

    Me preguntaba cómo sería, hasta que un día decidí invitarla a jugar al baloncesto, ella me dijo que no sabía jugar, y yo le respondí que eso no sería un inconveniente porque yo le enseñaría.
    No me mandó ni una sola foto decía que no se atrevía, sin embargo yo a ella sí.
    Me imaginaba en mi cabeza de mil maneras como sería, pero no lograba tenerlo claro, eso sí, sabía que era dulce, simpática y sensible.

    Esta tarde viene al partido y entrenará conmigo, la veré y le pediré para salir, pero qué digo, aún no sé si entre nosotros se encenderá la chispa del amor, pero por lo menos se que ya ha nacido un gran lazo de amistad y eso espero que no se rompa nunca.
    - Maldita sea si me hubiese enseñado una foto, todo sería más fácil. Bueno no importa todas las chicas tienen su atractivo y eso es a lo que voy, a ver la cara de mi amada.

    Entra la gente en el pabellón una hora antes, les gusta vernos entrenar y por una puerta entran unas chicas, me preguntaba cual de las dos sería mi chica.
    Me acerqué a ellas y me di de cuenta que eran gemelas, y excitado grité
    –“Adonis ven para aquí que tengo una sorpresa para ti-“

    Las dos eran muy hermosas, sus nombres Genma e Inma, si no me engaño, la morena era mi chica y Adonis quedó perplejo con su amiga.
    Pasaron los años y todavía seguimos juntos. Mi amigo Adonis siempre me recuerda lo agradecido que está por haberle presentado a su hoy en día mujer.

    A veces pienso, que de no haber existido internet para chatear, no nos hubiéramos conocido, y yo no estaría al lado de mi preciosa mujer, la que me ilumina cada despertar al sentir su cuerpo a mi lado.
    Adonis sigue tan enamorado como la primera vez.

    Ahora son ellas las que chatean y organizan partidos y la verdad que no se les da nada mal y nos lo pasamos muy bien.
    Ya no me acompleja ser ser un chico con una discapacidad, ahora sí, no dejo de soñar que alguno de esos que investigan descubran una pócima mágica y mi felicidad sería culminada.

    A pesar de todo soy realista y creo que la vida me ha tratado muy bien porque nuestro amor ha culminado con el nacimiento de Snake, mi niño, y no lo cambiaría ni si quiera por volver a andar.

    Nombre: Eugenio Núñez Lorenzo.

    Publicado en Relatos e poesía.
    Copiar permalink.

    Comentarios pechados.