TRISTE SUEÑO…, FELIZ DESPERTAR

    Sin comentarios
    10 Xaneiro, 2011  |  Categoría: Relatos e poesía  |  Autor: mos

    Prologo:
    “Triste cosa es el sueño que llanto nos arranca, mas tengo en mi tristeza una alegría… ¡Sé que aún me quedan lágrimas!”. (Gustavo Adolfo Bequer)

    Me describes un sueño que tuviste anoche y yo tan asustado de que fuese real, no era capaz de librarme de esos enloquecedores pensamientos, los que lucubran mi mente, me sumerjo en un gran estado de tristeza. Intento apartarlos de mi cabeza pero sólo consigo que se hagan más intensos.

    La angustia se apodera de mi cuerpo, ese sueño ha tocado mis sentimientos, al tratarse de mi novia besando a otra persona. Me cuesta darme cuenta de que tan solo fuera un sueño, pero una y otra vez se repite en mi cabeza la idea que apunta que quizás ella intenta sincerarse conmigo y le falta el valor suficiente para hacerlo.

    Yo no soy tan fuerte como para soportar que la persona de la cual estoy enamorado me haya engañado.

    Se me oprime el corazón, al mismo tiempo que se me hace un nudo en la garganta. Temo por mi integridad mental, a pesar de que la quiero, no podría vivir con ella si sé que me ha engañado. ¡No! No me daría un arrebato de violencia, ni siquiera le gritaría, pero eso sí, le pediría explicaciones.

    Si ella me engañara me daría cuenta de que nunca me quiso, me derrumbaría, me echaría en la cama y rompería a llorar. Se me partiría el alma y desearía con todas mis fuerzas creer que eso no fuese verdad.

    Cuando alguien te defrauda, tu corazón tiene un instinto de supervivencia, e intentaría buscar ese cariño en otra relación, pues esa sería la cura de tal enfermedad.
    ¿Qué es el corazón partido y estrellado contra un adoquín de una excéntrica calle?.

    Te acercas a mí y me dices:
    - Cariño, en el sueño llorabas por mí, te inundaban cientos de lamentaciones, y se me partía el alma pero, al mismo tiempo, me alegraba al ver lo que sentías por mí. Ahora te quiero más (me susurro en el oído).

    Me dio un gran beso, entonces comprendí, que el del sueño era yo.

    Nos fundimos en un abrazo eterno, mis lágrimas en cascada empapan su pelo, y juntos apartamos los miedos.

    Ella es mi novia, mi amiga, mi amada y confidente.

    GRACIAS POR CONTARME LO DEL SUEÑO PORQUE ME HE DADO CUENTA DE QUÉ DURO SERÍA PERDER LO QUE MÁS QUIERO.

    Nombre: Eugenio Núñez Lorenzo.

    Publicado en Relatos e poesía.
    Copiar permalink.

    Comentarios pechados.